Si tienes un día para visitar Ámsterdam,  puedes comenzar con un paseo en barco. Así tendrá  una impresión general de la ciudad. Después del viaje en barco, puede hacer un recorrido por la historia del canal. Se puede ver allí también, el ambiente y la hermosa arquitectura de Ámsterdam del siglo de Oro. Después de comer o beber algo en un típico café  holandés. O tal vez te gustaría probar la cocina local holandesa: deliciosas patatas fritas con mayonesa.

Después del almuerzo se puede visitar el Museumplein o Plaza de los Muesos, donde se encuentra  el Museo Van Gogh y el Rijksmuseum también. Estos son dos de los mejores museos del mundo. Una visita relajante al Vondelpark, que está cerca de la plaza Leidseplein o bien podrá admirar bellos museos de arte. Si todavía tiene energía,  puedes  comprar todo lo que quieras en el distrito comercial de Ámsterdam que se extiende desde Leidsestraat a la Kalverstraat.

Canales de Amsterdam

Si después te apetece una deliciosa cena, debes  ir a Chinatown.

Aquí puede visitar los mejores restaurantes tailandeses o indochinos famosos en esta parte de la ciudad. Si te gusta comer bien entrada en la noche puede visitar el barrio rojo y descubra esta parte emocionante de la ciudad. El ambiente y el distrito se conocen como los lugares más especiales e interesantes de Europa.

Otra de las excursiones que deberás hacer es visitar la casa de Ana Frank o alquilar una bicicleta  y así poder disfrutar de los canales de Ámsterdam, además sus pueblos cercanos a esta ciudad, recordar que Holanda es muy pequeña, se puede visitar en una semana de viaje o incluso en un puente de esos que tenemos en España, como puede ser semana Santa, o el puente de Mayo, cuanto más nos acerquemos al verano mejor será el tiempo que podamos tener en esta zona de Holanda.